Qué es el formato áureo…? (parte I)

Qué es el formato áureo…? (parte I)

Lo entendemos, lo aplicamos y a veces… lo   rompemos

 

Por LauraGot para Zona de AF –http://www.facebook.com/zonadeaf 

 

Parte I: Lo entendemos y lo aplicamos 

Mis estimadísimos Amantes de la Fotografía, hoy vamos a darnos una vuelta por este tema del formato áureo, que si bien todos lo conocemos ya intuitivamente, vale la pena adentrarse un poco en el fondo del asunto para que nuestras imágenes vayan alcanzando niveles cada vez más altos. En la medida que vayamos mejorando nuestras técnicas, conocer las reglas del juego nos ayudará a controlar la mayor cantidad de variables posibles y nos dará la posibilidad, al momento de apretar el obturador, de poner toda nuestra energía en la creatividad, el arte y en lo que queremos comunicar con nuestra imagen, ya que los recursos técnicos con los que contamos los conocemos y los tenemos internalizados…

En fotografía el formato áureo es un espacio bidimensional que será nuestro lienzo y que se apoya en el concepto de proporción áurea. A ver de qué se trata esto…

Históricamente los rectángulos se han dividido en estáticos y dinámicos, se dice que un rectángulo es estático cuando la relación entre sus lados es un número racional, es decir, un número entero o fraccionario; y se dice que un rectángulo es dinámico cuando la relación entre sus lados es un número irracional. Conocemos muchos números irracionales, por ejemplo π, que usábamos en la escuela para calcular el área de la circunferencia ¿se acuerdan? Estos números son muy especiales porque tienen infinitas cifras decimales no periódicas (que no se repiten) es decir, tienden a infinito, y no son exactos.

Muy bien, entre los rectángulos dinámicos podemos destacar el rectángulo áureo, que es el que respeta la proporción aurea. 

La Sección Áurea es la proporción en la cual la relación del todo (a+b) con la parte mayor (a) es la misma que la relación de la parte mayor (a) con relación a la parte menor (b), cuando se divide una línea en dos segmentos. Esta razón o proporción se identifica con la letra griega Fi (Φ)= 1,618… 

Podemos aplicar esta definición a un rectángulo o a una recta dividida en dos segmentos, cuando esta regla de proporcionalidad se cumple y arroja como resultado Φ= 1,618… estamos en presencia de la sección aurea. Ahora sabemos, en la práctica que si dividimos el lado mayor por el menor y nos da 1,618…aprox. Tendremos un rectángulo áureo.

En el renacimiento lo llamaban número de oro, y lo podrán encontrar también como proporción divina, todas esas acepciones se refieren a Ф.

Hablando de rectángulos áureos, conozcamos la espiral de Durero, esta fue descubierta por el pintor alemán, Alberto Durero (1471-1528). Su construcción se realiza partiendo de un rectángulo cuyos lados guarden una proporción igual al número áureo (Φ), a su lado construimos un cuadrado de lado, el lado mayor del rectángulo, y vuelve a salir un rectángulo áureo, en el cual volvemos a pegar un cuadrado, el proceso es reiterativo, y así obtenemos uniendo dos vértices opuestos de los sucesivos cuadrados con un arco de circunferencia, la espiral deseada. Es una espiral que puede dibujarse con una regla y un compás. Más adelante veremos su utilidad para la composición fotográfica. 

 

La serie de Fibonacci es una secuencia infinita que comienza 1, 1, 2, 3, 5, 8, 13, 21, 34, 55

en la que cada nuevo número es la suma de los dos anteriores. Así 2=1+1, 3=2+1, 5=3+2, 8=5+3, 13=5+8… etc.

La Serie de Fibonacci tiene relación con la Sección Áurea, y por lo tanto con la espiral de Durero, ya que Para cualquier valor

Si quieren investigar más a fondo la serie de Fibonacci se sorprenderán, pero para los fotógrafos además tiene una utilidad extra, si… ya sé que se dieron cuenta… es una máquina de hacer rectángulos áureos. Con solo tomar un valor de la serie para el lado mayor de nuestro rectángulo, si queremos que sea áureo, sabemos que nuestro lado menor tiene que tomar el valor anterior en la serie. Por ejemplo, tomo el valor 55 para mi lado mayor, entonces para que mi rectángulo sea áureo el lado menor tiene que medir 34 (el valor anterior a 55 en la serie). Fácil, ¿no?

Fantástico pero, ¿qué representa esta “proporción divina”?

La proporción aurea es un equilibrio entre las partes que llamaríamos:

Estético, agradable, bello, elegante, artístico, estable…

Esta maravillosa proporción, no es una invención que pueda ser atribuida al genoma artístico humano, sino más bien, aprendimos a expresarla matemática y geométricamente y a utilizarla en forma lograda, como meros intérpretes de un código de diseño que está presente en la naturaleza, y a ésta le corresponde el copyright en su totalidad.

El hombre ha utilizado esta proporción en gran parte de su obra arquitectónica y artística, respecto de la arquitectura, el ejemplo más conocido es el del frontis del Partenón de Atenas (el cociente entre la longitud de la fachada incluido el friso es Ф), también la pirámide de Keops en Egipto y muchos pintores la han utilizado en sus obras, como Leonardo Da Vinci y Dalí por citar solo algunos.

Muy bien, ya conocemos un poco mejor de proporciones áureas, sabemos que si inscribimos a nuestras fotografías en un rectángulo áureo indudablemente funcionará. Pero podemos utilizar esta divina proporción más allá del formato, dentro de la imagen, como lo han hecho grandes pintores y fotógrafos.

La primera regla compositiva que se desprende de la proporción áurea es la regla de los tercios, consiste en dividir un rectángulo áureo en tres partes iguales, así cada uno de los nueve rectángulos que se forman siguen guardando la proporción aurea. Trazamos las líneas sobre su lado mayor y menor respectivamente, generando así una cuadrícula en cuya intersección formarán lo que llamaremos puntos fuertes, alojando cerca de estos puntos el centro de interés de nuestra fotografía. Lograremos imágenes dinámicamente armoniosas, en donde el recorrido visual es más extenso y por lo tanto mayor la permanencia del espectador en la observación de la fotografía.

Además de estos cuatro puntos fuertes, esta cuadrícula también genera lo que llamaremos ejes de fuerza, éstos nos ayudarán a fijar el centro de interés en una línea, no solo en un punto, como en el ejemplo de la foto del velero cuyo mástil  coincide con el eje de fuerza vertical derecho de la cuadricula.

Obsérvese, cuanto dinamismo gana la imagen al situar el mástil del velero en el eje de fuerza, nos da una idea de movimiento, la sensación que está yendo hacia algún lado. Si lo hubiéramos centrado en medio lo percibiríamos como quieto, estático.

Respecto de la Espiral de Durero, si bien es una forma de proporcionalidad áurea más sofisticada, es como todo una cuestión de entrenamiento y costumbre hasta que la internalicemos y sea tan natural que veamos la cuadrícula de la espiral antes del clic.

Para esto les dejo como ejemplo dos obras del maestro Cartier-Bresson.

Podemos comprobar cómo la trama geométrica coincide con los elementos que forman la composición fotográfica.

(Izq.) “The Var Department” obra de Cartier-Bresson, donde la fugacidad del ciclista en movimiento, en lo que llamamos “momento decisivo”, se combina con una elegante composición basada en la búsqueda de la razón Áurea.

Podemos descubrir esta razón tras la observación de muchas de las fotografías de Cartier-Bresson, entre otros.

A modo de conclusión, les digo que la profunda comprensión de la proporcionalidad divina es un camino que vamos transitando, hasta que la hacemos nuestra y vemos el código como en la película Matrix, ¿se acuerdan? Luego hasta sentirla, más que verla… Es decir, la integramos a la imagen.

Los que logran dominarla se destacan por lograr fotografías de alta calidad estética. Vale la pena dedicarle un tiempito a desentrañarla.

Pero volviendo a nuestros rectángulos áureos, a veces sentimos la necesidad de romper el formato, es decir, que en algún punto de nuestro camino de fotógrafos comenzamos a entender lo que pide la imagen. Una vez escuche a un profesor decir: ¡Esta imagen pide agritos un formato vertical!

Y es así, ni bien comenzamos a entender lo que nos pide ésta comenzamos a buscar alternativas de formato que estén al servicio de nuestra fotografía, y no nuestras imágenes al servicio del formato áureo. ¿Coinciden?

No es fácil dejar la seguridad del formato áureo para adentrarnos en tierras desconocidas, pero es una excelente oportunidad para incursionar en nuevas técnicas compositivas y estar dispuestos aceptar nuevos desafíos y lograr estéticas innovadoras. Hasta la proxima y avanti!

 

________________________________

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s